enero 04, 2008

99. El desdoble de las Autodefensas ¿y de las FARC también?

Hombres y mujeres libres mal que les pese a los carceleros de turno


Punto y Aparte
Por Juan Rubbini

http://www.lapazencolombia.blogspot.com/

juanrubbini@hotmail.com




Comienza 2008 con un documento de ‘Los mellizos’ que mueve a la reflexión sobre aquello de la simetría de los actores armados ilegales y las medidas de confianza entre las partes.

Que los hermanos Mejía Múnera estén llamando hoy a las puertas de la legalidad no le suena extraño a nadie que haya seguido con atención las peripecias del proceso de paz con las Autodefensas. ¿Cómo responderá el Estado ese llamado? ¿Lo hará desde el ultimátum o desde la invitación al diálogo? Estas son las preguntas del millón. Porque no se puede ser tan pacientes con las guerrillas y tan impacientes con las Autodefensas. Con unas Cuba o Venezuela, con las otras ni pío. El poder de fuego es un arma de doble filo para todos los actores del conflicto: en tiempos de guerra es un activo valioso, pero aún así ha de ser utilizado con sabiduría y sana política, no solo por los ilegales, también –y sobre todo- por el Estado, que no debe abusar –en aras de la paz- del hecho de ser juez y parte.

Cuando todo está dicho sobre el conflicto armado el castillo de naipes se derrumba y recomienza el análisis.

Fuera del país las conclusiones son livianas mas no faltas de razones. Alguien puede argumentar que Colombia se siente social y económicamente cómoda con el narcotráfico, entretenida con las piruetas de sus grupos armados, absorta con las imágenes televisivas de su novelado conflicto interminable.
Una mirada menos superficial permite ahondar en la tragedia de la guerra, en la escapista borrachera del dinero fácil y en la inseguridad que no escampa.

La desidia de los gobiernistas del Frente Nacional engendró las guerrillas, así como la crueldad de las guerrillas engendró las autodefensas, así como el descontrol de las autodefensas engendró los ‘escuadrones de la muerte’, así como la ferocidad de los ‘escuadrones de la muerte’ engendró el ‘intervencionismo humanitario’ de los descendientes de guerreros, saqueadores y colonialistas históricos, europeos principalmente en el caso que nos ocupa.

En el carrusel de vanidades militaristas y seudo-humanitarias nadie admite haber arrojado la primera piedra, todos ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Este es el mundo en el que nos ha tocado vivir y donde Chávez quiere echar su ‘pica en Flandes’ valido de su fiel escudera Piedad. Les ha ido bien solo en su mundo de autoelogios y verborragia mediática. Hasta el punto que las FARC dividen sus aguas y cavilan sobre si seguir o no seguir los pasos del dúo dinámico. Intuyen que de todo se vuelve menos del ridículo.

Si en los tiempos del Caguán las FARC descubrieron que ser amigos de Chávez les brindaría a futuro más poder real que cualquier negociación con Pastrana, hoy, tras la ‘rebelión de los universitarios venezolanos’ y el hundido referéndum del ‘rojo rojito’, bien pueden estar pensando las FARC que romper lanzas con Chávez las elevaría al podio de los ‘verdaderos revolucionarios’ en esta parte del mundo. El debate acerca del no-futuro de Chávez ronda las reuniones farianas y abre un horizonte de insospechadas derivaciones que el 2008 irá develando.

Así las cosas Uribe inició el año muy dueño de su posición, estrenando su rol de líder continental y con la sartén por el mango, mal que le pese a sus opositores dentro y fuera de las fronteras, que han padecido en Villavicencio su fatal Waterloo. Por esas cosas de la vida, las FARC salieron ‘en apoyo’ de Uribe cuando éste más lo necesitaba. Este ‘detallazo’ no puede ser pasado por alto en la larga y culebrera historia del ‘conflicto’.

El ELN navega en un proceso de ‘balcanización’ con sus dudas metódicas y ‘hamletianas’ a la hora de decidirse entre ‘colgar o no los guayos’. Y como al camarón que se duerme lo lleva la corriente, farianos, traquetos y ´nuevos paras´ abren sus puertas a quienes olvidaron que la dialéctica no es cuestión de mucho leer sino de contradicciones por resolver. En algo se parecen dialéctica y globalización, son tan reales y contundentes como la cordillera y el mar.

¿Y las autodefensas qué? Cada guerrilla crea dialécticamente su autodefensa, no hay siembra sin cosecha, ni golpe que no se vuelva. En el pecado está el castigo, cada derecha genera su izquierda y viceversa. Mientras haya conflicto armado, no habrá guerrilla sin autodefensa, ni guerrillas ni autodefensas que no se procuren el sustento. Coca, diamantes, oro o marfil da lo mismo a la hora de alimentar la causa.

Así como el EPL y el M-19 se desgajaron de la guerra y se metieron en la política, a nadie puede extrañar que por el lado de las autodefensas esté sucediendo lo mismo. Ralito comenzó en Ralito pero no acaba en la cárcel ni en la muerte civil. A través del proceso de Justicia y Paz un grupo de autodefensas se purifica, redime sus culpas y nace a la vida nueva. Vida nueva que no puede sino ser esencialmente política, porque ejercer la política es un derecho humano, y los derechos humanos se respetan en un Estado social de derecho.

Del conflicto armado se irá saliendo, no por obra de Chávez, sino porque todo lo que comienza algún día termina, no por voluntarismo, menos por demagogia, sino porque las leyes de la vida y la naturaleza así lo determinan. No sabemos cuándo ni cómo pero Colombia sobrevivirá al conflicto y finalmente lo resolverá. Esta única certeza es el comienzo de la solución, esta única certeza no es mucho pero es suficiente para albergar la esperanza.

En tren de hipótesis puede pensarse que el 2008 traerá el desdoble de las FARC, unas tenderán a poner pie en la democracia, otras seguirán en lo de siempre, unas verán en Chávez a Bolívar y a Fidel, otras verán en Chávez un bonapartista más, un encantador de serpientes. La definición de las FARC arrastrará lo que queda del ELN, y de la sinergia democrática o revolucionaria crecerán con más o menos ímpetus generaciones nuevas de autodefensas en armas, mientras otras, las que optaron por el desarme y la reconciliación, seguirán su marcha hacia la orilla política.

Allí donde haya guerra habrá guerrillas y autodefensas, allí donde la semilla de democracia se fortalezca no pueden faltar ni excluirse quienes fueron antes guerrilleros o autodefensas. No se trata de buenos y de malos, de elegidos y de réprobos, sencillamente la naturaleza humana es así de sabia, cada quien con su hemisferio derecho e izquierdo, meneándose en el mar de las contradicciones, unas resueltas, otras por resolver.

La dialéctica no es patrimonio de la izquierda sino de la humanidad, así como el altruismo anida en unos y en otros, como el egoísmo, la nobleza y la bajeza nacen aquí y allá.

No resultó cierto lo del fin de la Historia, pero tampoco es cierto que la Humanidad marche hacia el comunismo.

Seguimos siendo libres mal que les pese a los carceleros de turno.


Así la veo yo.


Los 99 artículos que componen la serie completa –iniciada en marzo de 2005- conformada por “Así la veo yo”, “Esencias y Matices”, “Chamuyo”, “SÍ-SE-PUEDE” y “Punto y Aparte”, están disponibles para su lectura en:

http://www.lapazencolombia.blogspot.com/