febrero 09, 2009

127. ¿Quiénes son los amigos de las FARC?

ASÍ LA VEO YO

Las FARC están perdidas entre amanuenses y oportunistas

Por Juan Rubbini
http://www.lapazencolombia.blogspot.com/



Tragedia de las FARC que la ‘seguridad democrática’ no solo produzca contundentes resultados en su contra sino que encarne tan poderosamente en grandes mayorías populares.


La doctrina imperante sólo será superada por una doctrina mejor. La ‘seguridad democrática’ no será derrotada por ‘falsos profetas’ ni ‘falsos positivos’ sino por una doctrina superior.


Alarma al ‘ala pensante’ de las FARC que su ‘arsenal intelectual’ luzca raquítico y anacrónico, cuando más necesita de oxígeno intelectual para sobrevivir políticamente.


‘Cano’ emite S.O.S. a intelectuales simpatizantes cuando la práctica de la insurrección armada asiste al mayor descrédito nacional e internacional. Además, Chávez, Ortega, Correa y los Kirchner no clasifican como intelectuales y tampoco están en condiciones de asumir hasta el fondo sus coincidencias ideológicas con las FARC. Chávez no es ni de lejos quien sedujo a las FARC durante una década, sino su caricatura. Nunca llegó a ser Fidel, y va en camino de no alcanzar siquiera los talones de Perón. Padece en Miraflores la nostalgia de haber sido y el dolor de ya no ser. Allí donde ‘Cano’ busca salvavidas solo encuentra absoluta falta de propuestas que permitan a las Farc escapar de tamaña psicosis agobiada por la pérdida de contacto con la realidad.


Si el ‘Secretariado’ no sofrena su militarismo y recorta la influencia ‘chavista’ y ‘narca’ no logrará sobrevivir políticamente. Haría mejor ´Cano´ en abrir el diálogo epistolar con sus contradictores intelectuales y políticos, e intercambiar experiencias, incluso, con los desmovilizados líderes de las extintas Autodefensas.


Lo que está matando a las FARC es su falta de creatividad política, el ‘mamertismo’ que afecta su aparato generador de decisiones quitándole credibilidad de manera asombrosa si comparamos hoy las FARC respecto de lo que exhibieron en tiempos del Caguán cuando coronaban su cima más encumbrada.


Carlos Castaño mencionaba en 2002 que el fin de las FARC no resultaría tanto de Uribe presidente como del mesiánico Chávez y de algunos narcos asociados. Las FARC ‘votaron’ por Pastrana convencidas de hallarse en su cenit. Urgía ‘un trato’ con los Estados Unidos. ¿As en la manga?: los cultivos ilícitos que controlaban. Negociarían su ‘no extradición’ y la ‘gobernabilidad’ en sus zonas de influencia sustituyendo cultivos en los territorios que habían ‘colonizado’. Participarían de una Constituyente que concretaría el nuevo ‘Frente Nacional’ con FARC a bordo. Contaban con el lobby de Pastrana en Washington. Esto exigía ‘Marulanda’ y satisfacía a las FARC. Esto inquietó a Chávez tanto como preocupó a los ‘narcos’.


Estamos a diez años de Chávez estrenando Presidencia y que las FARC comenzaran formalmente su negociación política con Pastrana y los Estados Unidos. Carlos Castaño siempre supo que los emisarios de Chávez, desde el primer momento, hicieron presencia en el Caguán buscando persuadir a las FARC que no insistieran en su ‘locura’ de hacer la paz. Que para ello habría tiempo más adelante, ya no de la mano de Pastrana sino subidos al carro victorioso del nuevo presidente de Venezuela.


Chávez tenía una misión asignada a las FARC y un ‘estímulo’ suficiente para superar lo que podían ofrecer Pastrana y los Estados Unidos. Sabemos cómo terminó la ´zona de despeje´ tras tres años de infructuosas negociaciones. Sabemos del tortuoso camino recorrido desde la silla vacía de ‘Tirofijo’ hasta las revelaciones de los computadores de ‘Reyes’.


Las luces de Carlos Castaño sobre los actores en las sombras que llevaron a las FARC de los umbrales del poder al patético presente podrán confirmarse o no cuando el Secretariado tome distancia del proyecto chavista, no antes.


Ojalá ‘Cano’ y sus compañeros de lucha liberen las verdades que atesoran y sean francos con todos los Colombianos Amigos de la Paz – que son inmensa mayoría- incluidos amigos de combatientes y desmovilizados de uno y otro bando, amantes de la vida no de la muerte: ¿De qué manera, y con qué promesas Hugo Chávez se interpuso entre Pastrana, Estados Unidos y FARC para abortar el Proceso de Paz? ¿De qué manera, y con qué promesas no pocos narcos interpusieron sus ‘buenos oficios’ con tal que el negocio con las FARC no se acabara?


Según reflexiones de Carlos Castaño -que las Autodefensas asimilaron- Uribe no sería Presidente si antes Chávez no hubiese minado el proceso entre Pastrana y FARC. La contradicción en el corazón de las FARC estalló tan intensa que crímenes de guerra y lesa humanidad interpretados como presión negociadora fueron apenas manifestaciones públicas del pulso que en las FARC se dio, entre quienes querían producir gestos de paz y afianzar la Mesa y quienes perseguían dinamitar la Mesa de Paz seducidos por el verbo de Chávez y la financiación de los narcos a sus cultivos ilícitos.


La verdad de las FARC las hará libres mediando la reconciliación nacional. Son las retóricas indefendibles –no las verdades por dolorosas que fueran- las que encadenan las FARC a la guerra. Para quienes preguntan por qué las Autodefensas abrieron paso a su desmovilización en 2002 baste analizar –volviendo sobre las reflexiones de Castaño- cuán frágil era su situación estratégica –no su poderío militar y económico- si tan cerca habían estado Pastrana, Estados Unidos y FARC de diseñar el nuevo mapa político donde las AUC no solo sobrarían sino serían los ‘patos de la boda’, los ‘chivos expiatorios’ del conflicto armado.


Que no se lamenten tanto de Uribe las FARC, sino que reflexionen con autocrítica si no ha sido Chávez principalmente quien intrigó y logró seducirlas quemando el ‘pan de paz’ en la puerta del horno.


Y que ‘aterricen’ entonces las FARC sobre quiénes son sus amigos verdaderamente y quiénes lo son únicamente de Chávez.


Ningún humano se equivoca –ni acierta- todo el tiempo ni sobre todas las cosas. Todos –incluidos naturalmente Castaño y ‘Cano’- somos capaces de autocrítica y rectificación. Si las Autodefensas lograron iniciar su proceso de paz y aun hoy lo defienden y le buscan continuidad, extraditados o no, ¿por qué no podrán las FARC retomar el suyo? Incluso con Uribe. Que también nos debe su autocrítica en cuestiones de Paz, no solo ante ‘Cano’ y Mancuso, también y sobre todo de cara al País y el Mundo.


Amigo no es aquel que dice lo que te complace oír, sino quien te dice lo que te hace bien aunque lo mires mal.


Así la veo yo.


Los 127 artículos que componen la serie completa –iniciada en marzo de 2005- de Así la veo yo están a disposición del lector en www.lapazencolombia.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario