febrero 16, 2009

4. ¿En qué coinciden Petro y Vargas?

16 de febrero de 2009

PARADERO 2010

4. La urgencia de un ‘proyecto sugestivo de vida en común’
¿En qué coinciden Petro y Vargas?

Por Rubiño
juanrubbini@hotmail.com
http://www.lapazencolombia.blogspot.com/


La ‘explosión demográfica’ de candidatos a la Presidencia es síntoma de fervor democrático. Revela energías pujantes que se alzan contra la unanimidad complaciente. Hay más fuerzas que bullen por la transformación que voluntades que claman porque todo siga igual. Que ‘al perro no lo capan dos veces’ es válido para el oficialismo como para la oposición. Los meses que vienen romperán los moldes de izquierda y derecha con que solemos reducir la política a la superestructura ideológica. Esto hace el futuro imprevisible y atemoriza a quienes prefieren las certezas. Sin embargo, debiera alegrar a quienes saben que incertidumbre y riesgo son rasgos característicos de las democracias vitales, donde las posibilidades de alternancia en el poder son pan de todos los días y no razón de pánico.

El ‘giro 2009’ se irá profundizando y 2010 pondrá el centro del debate, no donde quisieran algunos: entre izquierdas y derechas, entre ‘uribismo’ y ‘antiuribismo’, sino principalmente sobre continuidad o transformación, sobre ‘siglo XX’ o ‘siglo XXI’. O para ser más explícitos entre renovación y cambio, por un lado, y ‘más de lo mismo’ por el otro.

Aunque la lectura convencional asimila por ‘acto reflejo’ el cambio con la izquierda y el statu quo con la derecha, lo cierto es que Petro y Vargas –dos pesos pesados- le apuntan desde perfiles y puntos de partida opuestos a la urgente ‘evolución’ democrática: uno dispuesto a cambiar la izquierda que todos conocemos, el otro a poner manos a la obra y transformar la derecha que hoy nos gobierna.

Si el debate 2010 asienta sobre el eje de la transformación y no sobre la cuerda floja de las viejas disputas, no solo ganará la democracia, también lo hará la seguridad y ¿por qué no la paz? Si en cambio prevalece la lógica de los Carlos Gaviria y Juan Manuel Santos, de los Robledo y los Arias, del ‘rojo trapo liberal’ y la ‘sangre azul prusia’, la ‘guerra fría’ seguirá imponiendo sus criterios a derecha e izquierda, y no solo FARC proseguirá en las suyas sino que tendremos autodefensas y paramilitares para rato.

El desafío de Petro y Vargas es trazar tras sus banderas de renovación y cambio la nueva divisoria de aguas de la política nacional. El ejercicio de la democracia no supone el ‘fin de la historia’ sino todo lo contrario, el perpetuo inicio de historias diferentes donde lo agonal –la contradicción entre unos y otros- no deviene en violencia ni ‘abrazos de oso’ sino que evoluciona hacia formas de antagonismo cada vez más civilizadas e inteligentes.

En esta perspectiva no es tan importante lo que esté tramando el Polo, ni lo que se traiga Juan Manuel entre manos. Ni qué esté pasando por la cabeza de los directorios Liberal y Conservador, ni tampoco –aunque algunos parpadeen- lo que pretenda Uribe. Todas las posiciones ante la realidad son válidas, y tanto ‘Cano’ como ‘don Mario’, Chávez como Uribe tienen una Colombia deseable en mente. Allá ellos. El asunto central en una democracia auténtica y respetuosa de sus ciudadanos no es lo que pergeñan las minorías poderosas e influyentes –legales o ilegales- sino cómo siente y decide la sociedad respecto de lo que considera sus intereses reales.

La vieja izquierda pujará por los dictados omnipresentes del Papá Estado mientras que la derecha establecida intentará que el culto a la personalidad de Uribe reduzca el Estado a la voluntad del Presidente y sus delfines. ¿Ocuparán su lugar los ciudadanos o endosarán a izquierda y derecha la responsabilidad de decidir por todos? Las sociedades que no saben tomar en sus manos el presente conflictivo acaban resignadas a someterse a poderes que no controlan ni controlarán jamás.

Ni la vieja política ni ocho años de Uribe han acabado el conflicto armado, ni mejorado la distribución del ingreso, mucho menos han reducido el narcotráfico a proporciones siquiera ‘tolerables’. Esto es tanto como decir que no será transitando el ‘pacifismo’ ni el ‘guerrerismo’, ni reduciendo la política al mercado, ni a las encuestas, como superaremos la violencia, sino que permanece abierta la opción de construir la paz desde la política, no desde la claudicación ni desde la militarización, sino desde el consenso democrático y el apego a la Ley.

El gran desafío de Petro y Vargas es derrotar la visión tradicional de izquierdas y derechas, y dar fe pública de independencia por sobre ideologías y pasados, no para renunciar a principios e ideales sino para poner énfasis en el proyecto común de democracia donde anidar los consensos mínimos, los acuerdos sobre lo fundamental.

Los tiempos que llegan prometen una lucha denodada entre el pasado que quiere perpetuarse y el futuro que habrá que ganar palmo a palmo sobre las heridas abiertas que siguen produciendo estertores del siglo XX que en Colombia no quieren dejar de encadenarnos a la guerra y la pobreza.

No alcanza con aislar los extremos y cortar todo vínculo entre ilegalidad y democracia, el distingo y la frontera definitiva con el crimen son tan necesarios como imprescindible será afirmar la convivencia y el diálogo entre las opciones democráticas a partir de acuerdos que no sean cantos a la bandera sino convicciones acerca de que toda diversidad enriquece y cualquier unanimismo lacera. Ni anarquía ni totalitarismo, se invocan o se toleran, en la Colombia donde quepamos todos.

Si Petro y Vargas triunfan en su empeño, y Uribe, lejos de atravesarse suma en el intento desde un Gobierno imparcial y honesto, no faltarán los Fajardo y las Betancourt –incluso las Piedad y los desmovilizados, los trabajadores e intelectuales, los desheredados y ‘condenados de la tierra’- dispuestos a acompañar el nuevo rumbo de la democracia, sin tentaciones de regresar al pasado ni eternizar el presente.

Escribió alguna vez Ortega y Gasset que “La Nación es un proyecto sugestivo de vida en común”.

¿Seremos capaces de acentuar lo común sin abandonar las diferencias? ¿De no matar ni morir más por izquierdas o derechas?

¡Hagan juego señoras y señores candidatos!, que colombianas y colombianos haremos nuestra apuesta.

Aquí y ahora, nadie la tiene ganada ni perdida… afortunadamente.


Así la ve Rubiño.

Las 4 columnas que integran la serie PARADERO 2010, iniciada en diciembre de 2008, pueden consultarse en
www.lapazencolombia.blogspot.com

7 comentarios:

  1. LA MISIÓN DE TODA INSTITUCIÓN ES "EDUCAR" LOS DESMOVILIZADOS DE PAZ Y PROGRESO, EN LA PÁGINA DE www.salvatoremancuso.com SON TAN VIOLENTOS EN SU LENGUAJE, CON UN MINIMO RESPETO POR LOS VISITANTES DEL CHAT,AMENAZAN A LAS PERSONAS POR NO PENSAR IGUAL A ELLOS. GRACIAS POR LOS CORRECTIVOS.ESTAMOS HABLANDO DE PAZ NO SON CONSECUENTES CON LO QUE PREDICAN Y ESCRIBEN.

    ResponderEliminar
  2. Lo que usted dice es totalmente falso; le han informado mal: me divertía bastante leyendo ese chat un tanto surrealista y cantinflesco, pero eso de amenazas y violencias jamás tomé conocimiento. No obstante, tenga en cuenta que el chat no es el que fija la línea editorial, sino que expresa con las limitaciones del caso y del soporte mediático, la inteligencia o imbecilidad, buen humor o malhumor, humor fino o humor grueso de quienes participan del mismo. Salvando esto, por lo demás coincido ciento por ciento con usted en que en todo chat se debe tener respeto por el criterio ajeno, ni más faltaba que alguien pudiese pretender lo contrario. En cuanto a "educar" a los desmovilizados, es mucho pedirle eso a una web, de eso debe ocuparse el Estado las grandes empresas nacionales y extranjeras que bastantes funcionarios y presupuesto tienen para invertir no solamente en educación de los desmovilizados sino en la de toda la población, particularmente la más humilde de las ciudades y la apartada de los centros urbanos. Lo que haya que corregir se corrige con la ayuda de todos quienes como usted, con buena intención, quieren ser parte de la solución y se resisten a seguir siendo parte del problema.

    ResponderEliminar
  3. UN CORDIAL SALUDO, ESTOY DE ACUERDO CON USTED PARA MI ERA DE GRAN PLACER LEERLO POR SU HUMOR Y OTRAS TEMÁTICAS. LA LECTURA QUE HICE ES PROPIA NO POR INFORMACIÓN DE NADIE POR QUE SIGO LA PÁGINA HACE MUCHO TIEMPO, Y LA VISITO VARIAS VECES,DISCULPE SI LE CAUSE MALESTAR CONOZCO DE SU PROFESIONALISMO Y SOY UN LECTOR FIEL DE SUS COLUMNAS.

    ResponderEliminar
  4. ¿Esta es la pagina de las águilas negras?

    ResponderEliminar
  5. Que groseria, esta gente como puede tener cara para tener blog? La paz en Colombia? sera la pas pas pas, como la van a hacer cortando cabezas?

    ResponderEliminar
  6. ¿por qué será que a los dinosaurios comunistas y a los juanmanueles no le gustan ni Petro ni Vargas? ambos son renovadores dentro de sus filas, cada uno dentro de sus ideologías En cuanto a las águilas negras no creo que tengan blogs porque si los tuvieran se identificarían como tales, porque al igual que farc y eln buscan publicitarse no camuflarse

    ResponderEliminar
  7. NO alvarito SI alvareto,por la libre expresíón de la personalidad,la droga te despersonaliza,te da loquitis por alvaritis, y quedas en la ollitis,por
    consumo del verditis, soplanditis polvitis, sin vida te dejara el adictis...

    ResponderEliminar