marzo 09, 2009

129. La 'encerrona' de Ralito y la deserción del Gobierno en cuestiones de paz

9 de marzo de 2009

ASÍ LA VEO YO

129. La ‘encerrona’ de Ralito y la deserción del Gobierno en cuestiones de paz
Si Uribe ‘arrojó la toalla’, no faltarán valientes corazones que ‘recojan el guante’

Por Juan Rubbini
juanrubbini@hotmail.com
http://www.lapazencolombia.blogspot.com/


“Si estamos lejos como un horizonte, si allá quedaron árboles y cielo, si cada noche es siempre alguna ausencia y si cada despertar un desencuentro… usted preguntará por qué cantamos… si nuestros bravos quedan sin abrazo, la patria se nos muere de tristeza y el corazón del hombre se hace añicos antes aun que explote la vergüenza… usted preguntará por qué cantamos…cantamos por el niño y porque todo y porque algún futuro y porque el pueblo, cantamos porque los sobrevivientes y nuestros muertos quieren que cantemos… cantamos porque llueve sobre el surco y somos militantes de la vida, y porque no podemos ni queremos dejar que la canción se haga ceniza."

(Mario Benedetti, uruguayo, poeta, Por qué cantamos)


Tomar conocimiento que el Alto Comisionado de Paz abandonará su cargo para dedicarse a ‘pacificar’ el ‘uribismo’ es buena noticia para el Presidente pero una señal más de que el Gobierno echa en saco roto todo lo andado hasta aquí en materia de paz con guerrillas y autodefensas.

Campaña electoral ‘mata’ procesos de paz, leemos entrelíneas. Si se trata de ‘matar’ lo hecho hasta aquí con las Autodefensas, ELN y FARC, por parte del Gobierno, no necesariamente indica que la de estos días sea una mala decisión.

Si hubo una política horrorosa durante más de seis años de administración Uribe ha sido su política de paz, y no porque el Alto Comisionado no haya sido fiel escudero de su Presidente.

Que la política de paz haya estado sometida a la política de guerra tampoco es para rasgarse vestiduras. Obama no sería presidente de los Estados Unidos si no lo hubiesen precedido ocho años de Bush.

Todas las políticas de paz desde Belisario Betancourt hasta aquí, pasando por Gaviria, Samper y Pastrana, no han hecho sino estimular la continuidad y recrudecimiento de la guerra. Si de Betancourt a Pastrana los ex presidentes buscaron la paz la buscaron mal. Uribe no la busca en el corto y mediano plazo, más bien todo lo contrario, y en eso ha sido coherente desde el primer día de su gobierno hasta este preciso momento en que su Alto Comisionado de Paz ha recibido la misión de desembarcar en la vida política interna de la coalición oficialista, continuista y reeleccionista. A confesión de parte relevo de pruebas.

Así que vamos hacia el recrudecimiento de las hostilidades, y esto hace felices a los ‘duros’ de las FARC y del ELN, a los ejércitos de autodefensas otra vez movilizados, y a las ‘bandas emergentes’, a los vendedores de armas, a los comerciantes de coca, a los productores de cocaína, a los fabricantes de precursores químicos, a los lavadores de dinero, a los paraísos fiscales en el exterior, y a todos aquellos que viviendo del combate a las guerrillas y autodefensas, y de la persecución de los narcotraficantes podrán disfrutar por quién sabe cuántos años más de los dividendos de una guerra que en estos tiempos de crisis capitalista mundial, así como genera demasiadas víctimas produce beneficios descomunales a unos pocos que viven del negocio y del combate a ese negocio, porque reciben por derecha y por izquierda, al derecho y el revés la ‘paga por la peca’ y la ‘peca por la paga’.

Confieso que yo sí esperaba de Uribe presidente otra cosa distinta y superior en materia de paz. Contó como ningún otro presidente con la mano tendida del ‘paramilitarismo civil’ para firmar acuerdos de paz y desmovilización. Los comandantes de las ex AUC estaban dispuestos a dejar las armas y trabajar desde el primer día de su desmovilización en la sustitución de cultivos ilícitos en todas aquellas zonas que por haber sido de su influencia conocían como los dedos de su mano.
Más de treinta mil ex combatientes, pertenecientes a las fuerzas de Autodefensas, conducidos por sus líderes históricos, sentían vibrar sus almas con la expectativa de reparar a Colombia con las mismas manos trabajadoras, campesinas y urbanas, que habían victimizado a tantos compatriotas durante su participación en la guerra. En sus corazones sentían que habían tomado partido y se habían jugado la vida participando de una guerra justa y necesaria, y valoraban que Uribe hubiese prometido que durante su Gobierno el Estado recuperaría en todo el territorio el monopolio de las armas. Claro que nunca dijo Uribe cuándo recuperaría ese monopolio, en 2002 se pensaba que sería en cuatro años, a partir de 2005 se comenzó a mencionar que debía ser en ocho, y ahora no solo parece que se necesitarán al menos doce o dieciséis, sino que incluso ya se trata de generar hipótesis de guerra con Ecuador y Venezuela. Vamos no hacia el monopolio de las armas por parte del Estado sino hacia la dictadura de las armas –de los Estados y ‘neo-estados emergentes’ que combaten- y esto no solo es preocupante, es sencillamente estúpido y delirante.

No eran pocos, ni estuvieron finalmente tan desacertados, –entre las autodefensas- quienes presentían que el Gobierno no estaría a la altura de su compromiso y solo los estaba ‘cebando y adobando’ para llevarlos al ‘matadero judicial y carcelario’. Ninguno de los ‘paracos’, de fusil al hombro, podía imaginar que sus líderes que los estimulaban a desarmarse y confiar en la Palabra del Gobierno acabarían asesinados, encarcelados, extraditados o ahuyentados hacia el monte nuevamente cuando presintieron a la puerta del corral que los estaban ensillando no hacia la libertad y el trabajo por la paz de Colombia desde el desmonte de los cultivos ilícitos, sino hacia el escarnio público, la estigmatización mediática, la mistificación y deformación más insidiosa y cruel que se haya hecho en el mundo en contra de los protagonistas de un proceso de paz inédito y ejemplarizante para la humanidad, que tarde o temprano sacará sus propias conclusiones sobre tamaño ‘conejo’ que deshonra sus instigadores, autores y coautores.

Afortunadamente, hoy la justicia de los Estados Unidos está conociendo de primera mano y de la mano de los que han sobrevivido a la ‘encerrona’ de Ralito el cómo, el cuándo y el por qué de tamaña afrenta cometida en cabeza de los ‘comandantes de la paz’ de las autodefensas desmovilizadas a los luchadores por la paz en Colombia y el mundo entero.

Afortunadamente, qué paradoja, gracias a los tratados de extradición vigentes, hoy están en manos de la justicia independiente de una Nación Soberana y Justa como pocas, disfrutando las garantías que en Colombia ni el Presidente ni la Justicia, ni el INPEC, podía brindarles.

Tal vez, y esto hay que comenzarlo a ‘digerir’, cuando todo estaba perdido el presidente Uribe tuvo la inspiración genial de poner en manos de los EEUU un proceso de paz con las autodefensas que le había quedado demasiado grande, siendo que ni él había sido su inspirador ni tampoco quien lo hubiera podido conducir a buen puerto.

Esto alguien tiene que ponerlo en el centro del debate, de cara a 2010, porque si es cierto que los hermanos Castaño han sido asesinados, la palabra sensata y elocuente, apasionada y consustanciada con Colombia, de los Salvatore Mancuso y los ‘Ernesto Báez, de los ‘Jorge 40’ y los Fernando Murillo Bejarano, de los ‘Alemán’ y los Carlos Mario Jiménez, entre otros, junto con las voces de los ‘Pacho Galán’, los Caraballo, los ‘Olivo Saldaña’ y las ‘Karina’, de los ‘Simón Trinidad’ y los ‘Felipe Torres’, los Petro, los Patiño, los Valencia, los Navarro, los Arteta, deben enriquecer el debate hacia la construcción de paz con la sociedad entera. Debate al que seguramente querrán entrar cuando llegue el momento los ‘Cano’, los ‘Antonio García’, los ‘don Mario’ y todos aquellos que conocen la materia porque la han vivido y padecido en ‘carne propia’.

Bienvenido a este debate el doctor Luis Carlos Restrepo, en su condición de ex Comisionado de Paz, y ‘desmovilizado’ de sus funciones anteriores en el Gobierno, a quien nadie ignora ni desmerece sus altísimas cualidades éticas y profesionales, y su capacidad de crítica y autocrítica, especialmente a partir de aquí y ahora cuando se despoja ya de las ‘razones de Estado’ que condicionaron su labor y su compromiso de toda la vida con la Paz de Colombia.

Uribe ‘sacó la mano’ en materia de paz y su Alto Comisionado ingresa a la política de la mano de la ‘bendita paz’ que nunca llega pero algún día llegará, cuando los colombianos nos hayamos hartado de los ‘predicadores de violencia’ y de los ‘falsos pacifistas’ que ni ganan la guerra ni construyen la paz. Si Uribe arrojó la toalla, no faltará quienes ‘recojan el guante’. Sea bienvenido entonces el anuncio de la ‘Comisión de Conciliación Nacional’ y la Iglesia Católica, que se suman y multiplican, a lo ya andado a tientas por Piedad, Iván y sus colombianos y colombianas por la Paz.

La Colombia de los civiles y de los militares no militaristas, de los ciudadanos de a pie y caballo, recupera el timón y la brújula de la paz, cuando la incapacidad manifiesta de los gobiernos, los presidentes y los políticos de Colombia han ‘dejado abandonado y en pañales’ en la capacidad y buena voluntad de los Estados Unidos, el fiel de la balanza y la estrategia.

La sociedad civil colombiana ya no está sola, ni abandonada a su suerte -bajo el fuego cruzado de los actores armados legales e ilegales, y su por todos utilizada, fatídica combinación de medios de lucha-, ni nunca más lo estará si los Estados Unidos toman bajo su custodia la demorada construcción de Paz en Colombia, bajo el faro tutelar del espíritu y la decisión emancipadora de quienes alumbraron, en la segunda mitad del siglo XIX, la libertad y la democracia americanas en su cuna fundacional y visionaria -de los Washington, Franklin, Jefferson, Adams, Marshall, Madison, Hamilton, y tantos otros héroes del Primer País Independiente de las monarquías europeas en el Continente Americano, de Alaska a la Tierra del Fuego.

Que si de pueblo antiimperialista se trata el de los Estados Unidos ha sido pionero en esta parte del mundo, descubierta por pueblos nómadas del Asia hace decenas de miles de años, y redescubierta a los ojos de los europeos del siglo XV y XVI, por obra y gracia de ese gran visionario italiano que fue Cristóbal Colón, y tanto navegante del Viejo Mundo que vino después.

Casualmente, por esas cosas de la vida y de la historia, Salvatore Mancuso es hijo de un inmigrante italiano –que al igual que mi padre a la Argentina- llegaron a estas tierras americanas en busca de Paz y Porvenir para sus hijos y los hijos de sus hijos.

Esa Paz que nos sabremos merecer los colombianos y colombianas que no nacimos para la guerra sino para la Paz.

Así la veo yo.
Los 129 artículos que componen la serie publicada –iniciada en marzo de 2005- de Así la veo yo están a disposición del lector en www.lapazencolombia.blogspot.com También los 5 artículos que hasta la fecha integran la serie Paradero 2010 iniciada en diciembre de 2008.

9 comentarios:

  1. LA DESESPERANZA ES NUESTRA COMPAÑERA,FRUTO DE LA DOBLE MORAL DEL GOBERNANTE Y SUS SÚBDITOS, SE UTILIZA AL "GUERRERO" PARA DEFENDER LA VIDA LOS BIENES, PERO LO MÁS IMPORTANTE LA HONRRA SE PIERDE, SE DESNUDA EL ALMA, Y EL SER HUMANO SIN INVESTIDURA PIERDE LA FUERZA DE SU TRONO,Y CON EL, EL ÁNIMO, LA CONFIANZA,LA FÉ DE LOS CONBATIENTES, "TRAICIÓN QUÉ MATA" MI TIERRA DONDE PARIR ES DE LOCOS Y MORIR DE VALIENTES.
    EL DESIERTO ES EL PAISAJE Y LOS POBLADORES SUS FANTASMAS, POBLAR ESTE TERRENO BALDÍO CON CIUDADANOS FELICES SERÁ LA SOLUCIÓN A TANTA AFLICCIÓN? ¡ TALVEZ SER UN SOÑADOR, ESCRITOR POETA,FILOSOFO,CANTOR,PAYASO,COMEDIANTE, SEA EL MEJOR SUEÑO DE IMAGINACIÓN! PARA CONSTRUIR LA ANHELADA PAZ EN UN MUNDO DE FANTASÍA, COLOR, CREATIVIDAD Y HUMOR. PARA DISFRAZAR UNA REALIDAD QUE
    TE ROBA AÑOS A TU VIDA. Y VIDA A TUS AÑOS.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones que comentario tan hermoso tan bien
    estructurado,de gran calidad humana.

    respecto al artículo excelente de gran reflexión como todos los demás.

    ResponderEliminar
  3. excelente el artículo, pero quda un vacio impotencia

    las manos vacias, pero la vida sigue y hay mucho por que luchar,la familia,la vida,la fé perdida.Dios

    me gusto también mucho el primer comentario muy bonito,con cierto humor negro,crítico,cada persona tiene su sello personal, sus capacidades.

    ResponderEliminar
  4. "NOS OFENDEN LA INTELIGENCIA, NOS SUBESTIMAN LA MEMORIA"

    ResponderEliminar
  5. Que buen artículo... solo me hace pensar que al presidente Uribe le llegará la hora de responder por los malos manejos que ha hecho con el proceso de paz. Porque a simple vista se ve que lo pactado con los grupos de autodefensa no les cumplió lo prometido y en ese orden de ideas... qué otro grupo armado se atreverá a iniciar otro proceso de paz?.


    En conclusión... Uribe le queda debiendo al país, al igual que los anteriores presidentes

    ResponderEliminar
  6. El gobierno Uribe ha extraviado el rumbo en cuestiones de paz y se aleja cada día más del sentimiento que albergan millones de colombianas y colombianos que quieren que se acabe de una vez la guerra, el conflicto armado, las amenazas terroristas, para vivir como viven ya el resto de los países se sudamérica y centroamérica que hace años ya dejaron atrás el flagelo de las guerras civiles y los conflictos armados. ¿Será que Uribe quiere prolongar la guerra porque ello le da favorabilidad en las encuestas y le abre las puertas a su perpetuación en el gobierno? No creo que Uribe sea tan ciego ni tan sordo ni tan indiferente a las necesidades del pueblo como no darse cuenta que insistir en el exterminio de sus enemigos lo terminará llevando a los Tribunales Internacionales de Justicia que están asombrados del pésimo manejo que le ha dado al proceso de paz con las autodefensas. Ha cometido Uribe una injusticia que clama al cielo y que a él lo llevará al infierno en esta vida o en la otra por haber antepuesto sus intereses personales y políticos sobre el clamor de paz de un Pueblo entero que cada vez está uniéndose con más fuerza y convicciones pacíficas desde sus bases de izquierda, de derecha y de centro, para que abandone Uribe su guerra de exterminio, su odio desatado sobre campesinos, obreros y estudiantes, que acudieron en su momento a las guerrillas o a las autodefensas, porque el Estado por décadas interminables, ni aseguraba la Justicia Social ni brindaba la Seguridad necesaria. Dios mío, Castaño era un pacifista si lo comparamos con Uribe, porque fue su precursor ideológico, pero supo cuándo había llegado el momento de desmovilizar los ejércitos de civiles y los espíritus de quienes nunca dejaron de amar y desear la Paz, así tuvieran que empuñar las armas en un bando o en otros por responsabilidad, deserción y felonía del Estado que no cumplía ni sigue cumpliendo su deber. La señal de Uribe al empujar al Comisionado de Paz a la politiquería es terrible para el mundo, y puede significar el comienzo del ocaso de la carrera política del Presidente. ¿En qué mundo vive Uribe, porque el de Stalin, el de Hitler, el de Pol Pot, el de la bomba en Hiroshima y Nagasaki, el de la crueldad infinita de los marines en Vietnam, el de Bush y el de Castro ya no existe, ni quiere el mundo ni los colombianos que se siga perpetuando... Gracias por dejarme desahogar aquí, espero que no me censuren como censuraron al valiente Fernando Londoño en El Colombiano de Medellín... qué horror!

    ResponderEliminar
  7. NOS MUTILAN EL INGENIO; NOS MUEVEN EL PENSAMIENTO Y NOS LO ACOMODAN A LA CONVENIENCIA DEL ¡GENIO! O TALVEZ DEL "MAL.... GENIO"

    ResponderEliminar
  8. EL MAL... "GENIO" ES INAMOVIBLE,PERO PUEDES CONFIAR EN EL, LOS OJOS NO SIRVEN DE NADA A UN CEREBRO CIEGO.

    ResponderEliminar
  9. "Nada se ha visto más rídiculo desde que calígula nombro cónsul a su caballo". Cuantos calígulas van a dejar en libertad para que sean Gestores de Paz o talvez Gestores de Muerte.¡IMPUNIDAD! hasta cuando
    serás verdugo, dolor Y castigo por pedir justicia?

    ResponderEliminar