abril 28, 2009

8. Derechos humanos, Paz y Justicia Social ¿coronarán Presidencia en 2010?

28 de abril de 2009



PARADERO 2010

Si Serpa vuelve y juega ¿será que esta vez sí gana?




Por Rubiño
juanrubbini@hotmail.com
http://www.lapazencolombia.blogspot.com/





Llegó con tres heridas: lahttp://www.youtube. http://www.youtube.com/watch?v=TrMjgn6_eT0&feature=relatedcom/watch?v=TrMjghttp://www.youtube.com/watch?v=TrMjgn6_eT0&feature=related





“Llegó con tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida. Con tres heridas viene: la de la vida, la del amor, la de la muerte. Con tres heridas yo: la de la vida,la de la muerte, la del amor.”




Miguel Hernández




















De cara a 2010 ni Polo ni Partido Conservador levantan cabeza. Ambos extremos de la línea democrática lucen enclenques sin pizca de glamour.

La franja que va del centro derecha al centro izquierda se consolida a expensas de polistas y conservadores. Proliferan los guiños y algo más invitando a cruzarse de banda –y viceversa- sin salirse del centro.



En el País nacional hay más sentimiento liberal que Partido Liberal, incluso más aspirantes a candidatos, declarados o no, a ganador –no de garaje- de origen liberal que de otros partidos. Eso no es todo, hay más independientes que movimientos políticos verdaderamente independientes. Si hay insatisfechos políticos en Colombia no solo hay que mirarlos a la izquierda, también los hay y son muchos entre ciudadanos liberales e independientes, también entre conservadores. Sin embargo, Uribe ahí en las encuestas, sirve hasta para remedio o conjuro del mal amor. Cuando lo veamos en el Vaticano esta semana, posando junto al Papa, alguien pensará que su beatificación ya está en camino, o que como mínimo el próximo Papa será Álvaro I.


Izquierda lo que se dice izquierda en Colombia solo las de FARC y ELN, pero en la ilegalidad y clandestinidad. Mientras no se allanen a un proceso de desarme, desmovilización y reintegración, sus compañeros ideológicos en la democracia cargarán con el costo político de tener siquiera simpatías de hasta cien mil kilómetros de distancia con la lucha armada y aun eso será castigado en las urnas. Punto y aparte.



Derecha armada e ilegal en Colombia ya no existe, sino en la mínima expresión que representan aquellos combatientes insatisfechos por los incumplimientos del Gobierno en el Proceso de Paz con las Autodefensas. Bastaría que el Gobierno aceptara las propuestas de los desmovilizados ex jefes de las Autodefensas para reanudar el proceso suspendido unilateralmente por la Casa de Nariño y estarían dadas las condiciones para gestionar el regreso al Proceso de Paz inconcluso de todos aquellos que optaron por rearmarse. Las Autodefensas desmovilizadas aguardan en la mitad del río y a bordo de sus procesos judiciales que se levanten los impedimentos legales alzados entre ellos, que entregaron las armas, y su desembarco ansiado en la derecha civilista, que tiene mucho más de centro derecha que de derecha propiamente dicha, tratándose del grueso de los ex comandantes paramilitares, que ideológicamente, sea dicho de paso, de fascistas no tienen nada. Como tampoco son fascistas quienes en Venezuela no simpatizan con Chávez, o quienes disienten dentro y fuera de Cuba con el régimen de los hermanos Castro.




En diciembre pasado, al echar una primera mirada sobre 2010, mencionaba de izquierda a derecha seis ‘candidatos’ superiores al resto: Gaviria, Petro, Betancourt, Fajardo, Vargas y Santos. Llamó la atención de algunos lectores –y me lo hicieron saber- que no tuviera a Uribe en esa lista. Mi pensamiento al respecto partía del hecho básico que la Constitución no permite la re-reelección. Pero también pensaba yo que Uribe no se sometería al desgaste de otra Presidencia consecutiva. Por distintas razones pensé con el deseo y lo sigo pensando así: que ni a Uribe ni al País le conviene un tercer gobierno consecutivo de Uribe ni de nadie. No por aversión a Uribe a quien admiro en muchos aspectos –por supuesto que no en cuestiones de la paz y de la guerra- sino porque descreo absolutamente de las personas que se aferran del poder presidencial. Trátese de Mussolini, de Chávez, de Castro, de Pinochet, de Hitler o de Correa o cualquiera que se sienta políticamente providencial, insustituible e irreemplazable. No me gustan los líderes que se aferran al poder porque en ese aferrarse está pintado el puro temor de perderlo aunque no falte retórica para justificar lo injustificable. El único miedo que “consiento” es el miedo de sentir miedo. Cada miedo va acompañado de su cobardía y precisamente es la cobardía lo que no admito en un líder político. Otro punto y aparte.



Transcurridos cuatro meses de aquella columna actualizo el viejo partidor con los actuales seis ‘candidatos’ y me encuentro con algunos hechos significativos.




Íngrid desapareció del mapa, son inexistentes sus pruebas de supevivencia política. Obviamente, sale de la lista. Petro sigue sin haber construido el movimiento político desde donde pasar de la denuncia a la propuesta, del individuo y la secta a la sociedad y sus masas. Naturalmente, se ‘automargina’ de la lista. Carlos Gaviria desapareció de las encuestas y entró a competir en los ‘bajo-cinco’ grados de calor político, por lo cual, por sustracción de materia, sale del escenario competitivo. Ésto del centro hacia la izquierda, donde Lucho quiere pero no puede.



A Fajardo no se le cae una idea de aquellas que definen el partido. Se mantiene a mitad de camino entre el alcalde que ya no es, el comentarista del tiempo político que por momentos resulta, o el profesor ocupado en publicitar el programa de un seminario académico ‘presidencial’, más que el dueño de un plan de gobierno y el político de fuste que sigue sin aparecer. No supera los 15 grados de intención de votos –y esto sin Uribe candidato, hay que decirlo- y parece haber construido el techo de su candidatura antes que su piso y su cimiento, no digamos ya sus paredes. Qué pena, pero sale de la lista. Por ahora.




Apenas dos quedan de mi lista de diciembre: Vargas y Santos. Y cómo no incluir a Uribe, ahora que no quedan dudas que quiere seguir siendo el Presidente. Insisto, no se lo deseo a él, no se lo deseo a Colombia, no se lo deseo a nadie, pero si a diferencia de Lucho, Uribe quiere y puede, allá él, que lo intente, pero no la tendrá fácil, todo lo contrario.



Si del centro hacia la derecha hay tres ‘candidatos’ fuertes, y Vargas, Santos y Uribe lo son, vayan por separado o vayan juntos, del centro hacia la izquierda veo solo dos con posibilidades, aunque ambos no publiciten hasta hoy sus candidaturas –curiosamente coinciden en esto con Uribe quien también guarda silencio sobre su candidatura. Tampoco se los menciona al día de hoy –martes 28 de abril- como dispuestos a dar batalla en las internas de su partido –otra coincidencia con Uribe. ¿Será que los tres coinciden finalmente en que todos los demás son solamente candidatos mientras que ellos tres resultarán finalmente los únicos “presidenciables”?




Me quedé pensando. Porque a ciertos efectos que el río suene o no suene resulta igual: algo trae. Punto y aparte.




El mar de las Izquierdas está pronto a reeditar el cruce de Moisés por el mar Rojo, con uno de esos milagros políticos que solo suceden una vez cada mil años, o tal vez más. El escenario ‘socialdemócrata’ –en Colombia ni el Partido Comunista admite ser comunista- ha quedado súbitamente vacío y nada impediría -si se lanzan- ante la retirada de las aguas del Polo, que una luciera su turbante y el otro su bigote, orondos y optimistas ante el regalo del destino. De la mano, o por separado, antes o después, eso está por verse. Que ambos son Liberales, con L mayúscula no cabe duda en nadie. Que no son uribistas también todo el mundo lo sabe. Me inclino a pensar que en 2010 con Uribe o sin Uribe enfrente pueden como mínimo forzar una segunda vuelta.



Si Serpa y Piedad deciden lanzarse no habría cuantitativamente mejor opción para todas las izquierdas –incluso para simpatizantes de FARC y ELN- que hacerle contrapeso al ‘uribismo’ votando Liberal. Hábiles como son políticamente, ni Serpa ni Piedad atacarían frontalmente a Uribe, sino en aquellos flancos donde no son pocos los uribistas descontentos e inconformes: el de los derechos humanos, la justicia social y la paz.



Aquí va pues mi partidor 2010 actualizado al mes de abril donde respecto de diciembre pasado salen 4 candidatos –nada es para siempre- e ingresan 3 –nada ni nadie asegura que se queden o se vayan más adelante. De izquierda a derecha y sin más preámbulos mis candidatos al partidor son: Piedad, Serpa, Vargas, Santos y Uribe.



Y para quienes se quedaron pensando bajo este escenario prefigurado ¿hacia quién se inclinaría el grueso de las Autodefensas desmovilizadas? tengo que confesar que no tengo a mano una respuesta sencilla, por lo cual habrá más adelante otra columna con mi opinión al respecto, anticipando por ahora solamente que la puja entre “uribistas a pesar de todo” y “serpistas esta vez” sería para alquilar balcones.



Película de este género ya la vimos entre 2001 y 2002… Carlos Castaño manifestaba entonces algo así como a modo de acertijo: “Al País le conviene Uribe, a la Paz de este País le haría un enorme bien Serpa, pero si a mí, a Carlos Castaño, me preguntan ya no como jefe de las autodefensas sino como ciudadano colombiano que soy: a mí como buen conservador y queriendo ver una mujer en la Presidencia de Colombia, me gusta Noemí”. De este primer guión inicial y totalmente espontáneo vino a filmarse meses después el clásico que todavía hoy conocemos solo en mínima parte porque nadie ha visto todavía su exhibición completa y sin censuras, por su nombre taquillero: ‘Parapolítica’, pero que yo prefiero llamar por el subtítulo que le corresponde y que el público no conoce, menos todavía el público extranjero “El largo camino de las Autodefensas hacia la Constituyente de la Paz.” Que fue tal Constituyente en perspectiva, como desenlace feliz de los Acuerdos del Caguán, que finalmente nunca existieron -como tampoco se han firmado a estas horas los Acuerdos finales de Ralito- la meta trazada, entre otros por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, no después del 11 de septiembre de 2001 y tras los pedidos de extradición, como tantos creen sino bastante antes, cuando el siglo viejo comenzaba su ronda de brindis de despedida y el nuevo siglo ni siquiera había llegado a la más remota de las costas del extremo Oriente. Y muchos pensaban entonces -más que cualquiera Carlos Castaño- que ni Pastrana ni las FARC se levantarían jamás de la Mesa del Caguán. Y la duda no era ni de lejos entre Uribe y Serpa en 2002, sino entre Pastrana bis y Serpa, ambos bendiciendo los acuerdos con las FARC y la Constituyente, a partir de 2002. Por eso uno se imagina que era tan importante para las Autodefensas alcanzar el mítico 35 % en el Congreso de ese año. De no acercarse a esa cifra todo el Congreso se uniría en la Constituyente en favor de los curules y poderes para las FARC y la cárcel de por vida y la extradición para las Autodefensas. ¿Resulta tan difícil entender esto? ¿O será que no queremos entender? Porque si esto no se entiende lo que siga tampoco se entenderá.


De algo estoy seguro, Uribe no las tiene todas consigo; sabe que, desde la cima de la montaña donde está, coronando ya siete años de gobierno, el único camino que existe es hacia abajo. A menos que Uribe se ponga manos a la obra tras una montaña más alta que la de 2002 y 2006.


¿Quién quita que Uribe se decida, tras la bendición papal del jueves, por construir un camino hacia arriba, hacia otra cumbre más alta, más cercana de Dios y de los más nobles sentimientos humanos?



Contra todo pesimismo de quienes escogen ser pesimistas, no somos pocos quienes no consideramos para nada un imposible que los derechos humanos, la paz y la justicia social pongan presidente en 2010.


Así la veo yo.


Los 8 artículos que componen la serie publicada –iniciada en diciembre de 2008- de PARADERO 2010 están a disposición del lector en http://www.lapazencolombia.blogspot.com/


También encontrarán en este sitio los artículos que integran la serie ASÍ LA VEO YO iniciada en MARZO de 2005 dedicadas al proceso de paz con las autodefensas.

1 comentario:

  1. Por vuestros hechos seréis condenados y yo agregaría seréis amados y odiados.
    No podemos dar visibilidad a un laberinto sin salida…

    “Escenario de poder y engaño”, ultrajar la dignidad de un pueblo es corromper el corazón de un niño, es por eso que tomar decisiones frente al gobernante, no es de declives ni de de Genuflexión (sumisión) es de sapiencia, con orgullo y amor de patria, donde se defiende los símbolos y la sangre de quienes la habitan, como un buen compatriota con alma de bandera y pensamiento de libertad. Elegir principios: de honestidad, justicia, equidad, seguridad, sabiduría, respeto….
    Y todos los valores que integran una verdadera democracia para proveer a sus pobladores de orden, paz y progreso es lo que debe buscar un buen ciudadano, ciudadana ¡el cambio necesita del viento para la transformación del capullo en mariposa!… y volar... volar…
    Tan alto…tan alto… Sanando heridas del alma…
    “con vida amor con vida”……

    ResponderEliminar