mayo 18, 2009

133. Carta Abierta al doctor Rafael Pardo y los ex jefes de las Autodefensas

ASÍ LA VEO YO

A propósito del libro Fin del paramilitarismo, Ediciones B, Bogotá 2007


Por Juan Rubbini


juanrubbini@hotmail.com
http://www.lapazencolombia.blogspot.com/






“Se trata de construir y proponer alternativas que permitan a los colombianos tener un futuro sin paramilitares y, una vez conseguido esto, concentrar los esfuerzos y recursos en la consecución de un país sin guerrillas y sin mafias. Dejar incompleto el proceso paramilitar no le sirve a nadie en esta democracia.” (Rafael Pardo, El fin del paramilitarismo, Ediciones B, 2007)







Al I Congreso Internacional de Desarme, Desmovilización y Reintegración celebrado en Cartagena sus organizadores, entre ellos la Oficina del Alto Comisionado para la Paz de Colombia –inexplicablemente- no invitaron a ninguno de los Miembros Representantes de las Autodefensas, designados por el Gobierno de Colombia, a través de resoluciones de la Presidencia de la República –nada menos- las cuales hacen referencia explícita a la Resolución de la Presidencia de la República Nº 091 de 15 de junio de 2004 por la cual “se declaró abierto el proceso de diálogo, negociación y firma de acuerdos con las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.” (Negrilla y subrayado son del autor de esta columna).


Entre los líderes históricos de las autodefensas –que condujeron al desarme y desmovilización a más de 30.000 de sus combatientes- la no invitación al evento cayó cual desplante y lapsus político del Gobierno, y originó la Carta Abierta (ver texto al final) dirigida al Congreso Internacional que reunió, en su elaboración y aprobación, por primera vez en más de un año, y sobre el mismo documento público consensuado, la firma de ex comandantes de la relevancia y representatividad al interior del movimiento de autodefensas, como Ramón Isaza, Iván Roberto Duque, Fredy Rendón, Rodrigo Pérez, Fernando Murillo, Salvatore Mancuso, Rodrigo Tovar, Pedro Hasbún, Edwar Cobos, Manuel Pirabán, Carlos Mario Jiménez, Miguel Angel Mejía, Jovanny Marín, etc., etc.


Los delegados extranjeros que asistieron al Congreso no pudieron disimular su asombro ante la indelicadeza e irreverencia histórica que significa el limbo y la invisibilidad al que están sometidos quienes fueron contraparte del Gobierno en la Mesa de Negociaciones hasta el momento que el Gobierno se levantó de la Mesa, recogió el mantel sin decir “ni mu” –y mucho menos que no regresaría- y de la fuga pasó al autismo en el cual se mantiene para asombro de quienes siguen sin comprender cómo ha sido que el Gobierno desestimó todas las medidas de confianza tradicionales y usuales en estos casos tan delicados, frágiles y riesgosos, donde está en juego la Paz de un País y la Esperanza de un Pueblo.


Andrés Pastrana y sus negociadores no actuaron jamás frente a sus interlocutores farianos de manera tan inelegante e irrespetuosa de los protocolos establecidos, durante el proceso de El Caguán, ni siquiera al darlo por concluido. Es que la contraparte –así se odiara y despreciara a las autodefensas- merece le sean respetados sus derechos, puesto que los diálogos de paz se hacen en representación del Estado y la Constitución, aunque se considere por parte de los negociadores del Gobierno que enfrente solo hay ‘bandidos’ y nada más que ‘bandidos’.


La señal que el Gobierno envió al mundo en Cartagena –y antes en más de una ocasión- es que en Colombia y con este Gobierno las políticas de paz son estrategias sometidas a la prioridad de ganar la guerra militarmente. Y punto.


Afortunadamente la democracia pone límites a los Gobiernos, y uno de ellos es el período presidencial. Es dentro de estos períodos que sus políticas se llevan a cabo, y si sus objetivos no se consiguen dentro de cierto tiempo, es el pueblo en las urnas quien decide la continuidad de las políticas y de los encargados de llevarlas a cabo. Por lo tanto, más allá de las voluntades personales las voluntades de mayorías y minorías también cuentan y no pueden cercenarse impunemente. Dentro de la Ley todo, fuera de la Ley nada.


Es cierto que en 2002 y 2006 se escogió Presidente con un mandato de guerra, pero tendrá que demostrarse que tal mandato ha puesto en entredicho el artículo 22 de la Constitución que dispone que la paz es un derecho y deber de obligatorio cumplimiento. Curiosamente, la Resolución Nº 091 que lleva la firma de Álvaro Uribe Vélez, y sobre la cual se sostienen los nombramientos como Miembros Representantes de los ex jefes de las autodefensas menciona inequívocamente la vigencia plena del artículo 22 de la Constitución.


Las autodefensas están en mora de hacer claridades acerca del proceso de paz y su estado actual sobre el cual se lamentan en su carta pública del 4 de mayo. Y también están en mora de contarle al País cómo fue el proceso interno que las condujo de la guerra a la desmovilización. En la carta mencionada y que copio más abajo íntegra se lee lo siguiente:


“En 2002, en el apogeo de nuestra existencia como organización armada, tomamos la decisión política de proponer al Gobierno nacional el abandono de la lucha armada a cambio del ejercicio pleno de nuestros derechos políticos dentro de la Constitución.”


Si los sobrevivientes del proceso de paz logran romper su silencio sobre este punto el País y el mundo comenzarían a comprender algo decisivo y esclarecedor que ha quedado sepultado en los entresijos de Justicia y Paz, la llamada ‘parapolítica’ y uno que otro libro que ha ido apareciendo en estos años, uno de los cuales el de Rafael Pardo que cito al comienzo de esta columna es tal vez, no solo el más inteligente y propositivo, sino el mejor documentado y políticamente objetivo.


Celebro que los ex jefes desmovilizados hayan tomado la decisión de recuperar la voz en este campo de la guerra y la paz, anunciando que su silencio está próximo a romperse. Y lo celebro porque solo conociendo de su propia y única experiencia acerca del tránsito de la guerra a la paz, de las armas al desarme, la verdad histórica permitirá que quienes siguen alzados en armas –por las razones que fueran- comiencen a recuperar la confianza en el Estado y sus instituciones, en los poderes de la democracia y sus contrapesos, de tal manera que hacer la paz sí pague y genere beneficios auténticos, no solo a favor de los desmovilizados sino de sus víctimas, y del País todo.
Concluyo citando otra vez a Rafael Pardo en el mismo libro:


“El Gobierno del presidente Álvaro Uribe abrió este proceso, fue una arriesgada apuesta política que hay que reconocer. Pero para terminar la tarea hay que dejar los debates sobre si el vaso está medio vacío o medio lleno y promover un acuerdo para que entre todos los sectores lo llenemos. La oportunidad no se ha perdido aún. Este escrito es un llamado constructivo a un acuerdo nacional para terminar con el paramilitarismo”.


Doctor Rafael Pardo, Señores ex comandantes de las autodefensas: Si otra Colombia es deseable, posible y necesaria para acabar con la guerra ¿por qué no comenzar por sentarse a dialogar ustedes –que saben de qué se trata- entre las cuatro paredes grises de alguna austera cárcel y desde la libertad interior del alma que ninguna prisión imposibilita ni censura?


Y alumbrar así la exigencia humanitaria de erigir la voluntad de Paz como mandato nacional donde mayorías y minorías converjan, sumen y multipliquen, en comunión con todos los poderes de la Democracia y todas las debidas garantías de la Justicia nacional e internacional, en el entendido que en el marco legal de la justicia transicional no puede ni debe existir Ley alguna de ‘imposible cumplimiento’ ni presionada por las armas y las encerronas políticas, sino comprendidas, asumidas, socializadas y aplicadas, todas ellas, libremente y en conciencia, por todos quienes intervengan, todas las partes y todos los actores.


Así la veo yo.


Los 133 artículos que componen la serie publicada –iniciada en marzo de 2005- de ASÍ LA VEO YO están a disposición del lector en http://www.lapazencolombia.blogspot.com/


También encontrarán en este sitio los artículos que integran la serie PARADERO 2010 iniciada en diciembre de 2008.


……………………………….
Colombia, 4 de mayo de 2009


I Congreso Internacional de Desarme, Desmovilización y Reintegración


Cartagena de Indias, Colombia


CARTA ABIERTA


Distinguidos Organizadores, Ponentes y Asistentes al Congreso


Cordial saludo.




Nos comunicamos en nuestra calidad de Miembros Representantes en la Mesa de Paz con el Gobierno nacional de las extintas organizaciones de Autodefensas Colombianas, investidos de la representación en el marco del proceso de diálogo, negociación y firma de acuerdos abierto por resolución 091 de la Presidencia de la República del 15 de junio de 2004.


En 2002, en el apogeo de nuestra existencia como organización armada, tomamos la decisión política de proponer al Gobierno nacional el abandono de la lucha armada a cambio del ejercicio pleno de nuestros derechos políticos dentro de la Constitución.


El Gobierno aceptó y uno de los temas concertados fue que habría interlocución entre ambas partes y la Comunidad Nacional e Internacional. Por razones que seguimos sin comprender, tal interlocución comenzó siendo limitadísima y acabó siendo nula.


Hoy lamentamos no estar i1ustrándonos de primera mano sobre procesos de Paz y Reconciliación en otros lugares del mundo y estar impedidos para compartir nuestras experiencias ante tan calificado auditorio ávido de escuchar todas las voces involucradas en la construcción de la Paz en Colombia.


Celebramos que este Congreso de Cartagena inaugure un diálogo más fluido donde las autodefensas desmovilizadas podamos próximamente participar con nuestras ponencias en reuniones fecundas para la paz y reconciliación. Lo jurídico es un componente esencial del proceso, pero lo humanitario, lo social y lo político necesitan también nuestra presencia activa, intercambiando vivencias y propuestas que son cruciales para el éxito de la reintegración y la no perpetuación del conflicto armado, tras seis décadas de violencia.


Reivindicamos la Justicia como un derecho irrenunciable de nuestra sociedad y de la humanidad y sostenemos los valores de la Verdad y la Reparación, condiciones sustantivas de la Justicia; por eso, a la vez que avanzamos en el componente jurídico de nuestro proceso, tenemos la convicción y determinación de honrar nuestros compromisos con la Verdad histórica y la Reparación a las Víctimas.


Nuestra pasada participación en el conflicto armado colombiano nos brindó una perspectiva única para la interpretación de los fenómenos militares, sociales, políticos y económicos ligados al desarrollo de la confrontación, sin cuya adecuada comprensión, difícilmente nuestra sociedad podrá construir los instrumentos necesarios para la superación de la misma. Es por ello que ponemos al servicio de la causa de la Paz nuestra experiencia y capacidad de mediación ante todos los actores armados con el fin de abreviar el plazo que conduzca al cese del fuego y hostilidades de todas las partes enfrentadas, así como el desarrollo de un proceso de desarme, desmovilización y reintegración que, sin renunciar a la aplicación de la justicia transicional y las penas alternativas, promueva que la verdad de todos los actores sea conocida, no para abrir más heridas sino para comenzar a cerrarlas definitivamente.




Con sentido aprecio y consideración,




CIFUENTES, LUIS EDUARDO
COBOS TÉLLEZ, EDWAR
DUQUE IVÁN, ROBERTO
HASBÚN MENDOZA, PEDRO
IZASA ARANGO, RAMÓN MARÍA
JIMÉNEZ NARANJO, CARLOS MARIO
LA VERDE, JORGE IVÁN
LINARES, JOSÉ BALDOMERO
MANCUSO GÓMEZ, SALVATORE
MARÍN ZAPATA, JOVANNY
MARTÍNEZ GOYENECHE, DIEGO
MEJÍA MÚNERA, MIGUEL ÁNGEL
MURILLO BEJARANO, DIEGO FERNANDO
PÉREZ ALZATE, RODRIGO
PIRABÁN, MANUEL DE JESÚS
RENDÓN HERRERA, FREDY
TOVAR PUPO, RODRIGO


Siguen las firmas………..

3 comentarios:

  1. ES QUE EL PROTAGONISMO DE LOS ACTORES DEL CONFLICTO CON VOLUNTAD DE PAZ SE ACABO LOS EXPATRIARON O ESTAN PARA EL EXTERMINIO. SIMPLEMENTE SE SACRIFICARON SACRIFICARON SUS HOMBRES DESARROLLO SOCIAL DE LAS REGIONES DE INFLUENCIA Y A SUS FAMILIAS. PERO YA EL UNICO QUE CUENTA ES POPULISMOS DEL GOBIERNO NUEVAMENTE EN CAMPAÑA SIN LOS ACTORES DE LA GUERRA Y QUIENES PROPUSIERON VOLUNTARIAMENTE LA PAZ DEMOVILIZACION JUSTICIA VERDAD Y REPARACION.
    I ERAN INVITADOS ACABABAN CON EL CIRCO DEL GOBIERNO HAY QUE DARLE AL PUEBLO CIRCO PORQUE NO HAY PARA EL PAN

    SU SACRIFICIO SERA REIVINDICADO EN LOS ANALES DE LA HISTORIA, OJALA SE SALVE ESTA GENERACION PARA PODERLE LEER A SUS HIJOS LAS MENTIRAS DE UN GOBIERNO DE TIRANIA Y GUERRA

    ResponderEliminar
  2. Ya es hora de terminar con este gobierno fascista que está hundiendo nuestra nación y nuestra democracia, es hora de elegir nuevos dirigentes que lleven al país por camino correcto hacia la paz, pero debemos hacerlo de una forma responsable, informándonos muy bien para no dejarnos llevar por ideas populista que a la larga no sirven de nada, recientemente encontré un portal colombiano dedicado a brindar información clara y objetiva, con respecto al tema de las elecciones 2010, el cual me ha ayudado a ver las elecciones con otra perspectiva.

    ResponderEliminar
  3. atx
    agencia terrorista xtrema
    somos la fuerza mundial mas preparada para la guerra
    capacitados para destruir el imperialismo, somos el ejercito del siglo XXI, contamos con sofisticadas instalaciones para ejecutar operaciones militares,
    somos la hermandad de la justicia.
    nuestra filosofia es alcanzar el bien comun , somos una mezcla de movimientos mundiales : nazi, fascistas y comunistas. nuestro objetivo es alcanzar el poder .
    hemos hechos trabajos perfectos como : la operacion escorpion;consistio en demoler la economia mundial y otras.
    declaramos objetivo militar al imperio politico y al arsenal belico que destruyo la urss, y acabo con hiroshima y nagazaky, nosotros imponemos la democracia y no estamos de acuerdo con la prolongacion en el poder de los terratenientes.
    sentenciamos las colonias como colombia a la guerra.
    vamos a empezar la tercera guerra mundial.
    " el hombre es bueno pero la sociedad lo corrompe"
    viva la revolucion ideologica

    ResponderEliminar