junio 22, 2009

12. Del ‘renunciamiento’ de Eva Perón a las encrucijadas del alma de Uribe

PARADERO 2010

La Reparación histórica de Horacio Serpa -‘Víctima presidencial’ de la ‘farcpolítica’ y la ‘parapolítica’

Por Rubiño

juanrubbini@hotmail.com
http://www.lapazencolombia.blogspot.com/



“Compañeros, quiero comunicar al Pueblo Argentino mi decisión irrevocable y definitiva de renunciar al honor con que los trabajadores y el pueblo de mi patria quisieron honrarme en el histórico cabildo abierto del 22 de agosto (…) Si con ese esfuerzo mío, conquisté el corazón de los obreros y de los humildes de mi patria, eso ya es una recompensa extraordinaria que me obliga a seguir con mis trabajos y con mis luchas. Yo no quiero otra cosa que este cariño. Aceptar otra cosa, sería romper la línea de conducta que le impuse a mi corazón y darle la razón a los que no creyeron en la sinceridad de mis palabras, que ya no podrán decir jamás que todo lo hice guiada por mezquinas y egoístas ambiciones personales. Yo sé que cada uno de los descamisados que me quiere de verdad, ha de querer también que nadie tenga el derecho a descreer de mis palabras y ahora, después de esto, nadie que no sea un malvado podrá dudar de la honradez, de la lealtad y de la sinceridad de mi conducta. Estoy segura que el Pueblo Argentino y el Movimiento Peronista que me lleva en su corazón, que me quiere y que me comprende, acepta mi decisión porque es irrevocable y nace de mi corazón. Por eso ella es inquebrantable, indeclinable y por eso me siento inmensamente feliz y a todos les dejo mi corazón.

(Eva Perón – Apartes del Mensaje al pueblo de la nación argentina, el 31 de agosto de 1951, donde anuncia Evita su renunciamiento a la candidatura vicepresidencial)


Abundan los candidatos pero su cantidad no supera los dedos de una mano cuando se sacude el árbol y sobre las ramas sólo quedan los que son.

Lista en mano esos aspirantes que van por el primer puesto son –en orden alfabético- Fajardo, Petro, Uribe y Vargas. Pero Uribe no está habilitado por la Constitución por lo cual su impedimento legal mantiene vivas ad referéndum las esperanzas de Arias, Restrepo, Rivera, Sanín y Santos.

Si el uribismo no podrá disponer de Uribe no alcanzará con un solo reemplazante y más de uno pasará de la banca de suplentes al campo de juego.

Con Uribe en los camerinos cabe preguntarse si don Horacio Serpa no sentirá súbita nostalgia de aquello que nunca jamás sucedió y algo se inventará para entrar al campo de juego y formalizar su cuarto intento de alcanzar la Presidencia.

Así las cosas no habrá humo blanco presidencial en la primera vuelta y volveremos al escenario de 1998 donde un reloj regalo de Pastrana y un guiño de ‘Manuel Marulanda’ definieron el resultado electoral y el nacimiento del Caguán. A propósito: aquello fue la prueba reina de la farcpolítica conservadora, la del hijo de Misael, Álvaro Leyva y compañía, que “el nuevo siglo” se ha empeñado desde 2002 en barrer debajo de la alfombra, con un esmero que hasta aquí ha dado resultado, tal vez porque Uribe Vélez ha demostrado ser el más conservador de los presidentes desde Laureano para acá.





Esto hay que decirlo –sobre todo a los jóvenes que votarán en 2010 por primera vez- porque Horacio Serpa ha sido víctima de la “farcpolítica” en 1998 tanto como de la “parapolítica” en 2002 y 2006, y como toda víctima merece su reparación, su verdad y su justicia –tanto desde las guerrillas como de las autodefensas. Que gane o no gane en 2010 –si decide presentarse- no puede ocultar la necesidad que tiene Colombia de promover su reivindicación histórica abanderando la causa de la Paz y la Reconciliación. En otras palabras, entre Presidente o Alto Comisionado para la Paz de Colombia pueden hallarse las claves del futuro político de Horacio Serpa.





El Informe Alston sobre las ejecuciones extrajudiciales –algo macabro, sintomático y sistemático que revela al mundo que tristemente el paramilitarismo de Estado no acabó con la desmovilización de las Autodefensas-, infligió la estocada decisiva, la más certera y dolorosa al Presidente que carga sobre sus espaldas –inmerecidamente- la pesada cruz de los “intereses creados” de su entorno, en el ‘vía crucis’ estimulado por la operación tortuga del Referendo, como pérfido ‘beso de Judas’ y fatal ‘fin del fin’ de sus aspiraciones presidenciales. No se ve por donde pueda resucitar el muerto tras la negativa de la cámara de representantes a la que no habrá “tu tía ni luiscarlos” que la reconcilie con el Senado más preocupado el Congreso por “salvarse quien pueda” que por ocuparse de cambiar las reglas de la Constitución en beneficio de un Presidente en ejercicio que no solo ha dispuesto de ocho años para hacer su tarea sino que tampoco ha sido claro al manifestarle al Pueblo qué es lo que quiere y por qué lo quiere tratándose de algo tan trascendental en una coyuntura donde el Pueblo quiere saber más que nunca de qué se trata, y su Presidente obstinado en callar, evadir, negar, cavilar, confundir, titubear… todo lo contrario de lo que cinco millones de colombianas y colombianos esperaban –y todavía esperan- de su líder al firmar la solicitud de referendo.




Paradójicamente… con tantos y tan buenos candidatos dispuestos a suceder a Uribe, aquí y ahora la única hecatombe posible es que se viole la Constitución y la Ley para hacer de Uribe candidato en 2010 a como dé lugar… algo que no merece Uribe, ni la democracia, ni el mismo Pueblo mayoritariamente uribista, agravio y ofensa terribles que Uribe deberá ser el primero en denunciar y no tolerar absolutamente y sin pereques, si algunos insensatos pretenden pasar por encima de la Constitución y la Ley para imponer la candidatura de Uribe.




Nunca es tarde cuando la dicha es buena… y si lo bueno para Colombia es que la Constitución y la Ley prevalezcan sobre la voluntad de millones de ciudadanos, Uribe será aun más grande en el corazón de su Pueblo si manifiesta públicamente y en un acto multitudinario, ante todos sus simpatizantes reunidos en las plazas su “renunciamiento histórico” a la candidatura presidencial en 2010 anteponiendo la legitimidad de la democracia y sus instituciones por encima de su vocación de poder e incluso, de la voluntad de entronizarlo de millones de compatriotas.




Finalmente, no se trata sino de renunciar a los honores y los cargos, por más encumbrados que fueran, porque nada puede obligar en derecho a Uribe, ni a nadie, a renunciar a la lucha política, al liderazgo popular, a la prosecución del camino para hacer realidad los sueños, las esperanzas y la fe por el triunfo legítimo de una causa que no se agota ni en una, ni en dos, ni en cien presidencias.




Así la veo yo.



Los 12 artículos que componen la serie publicada –iniciada en diciembre de 2008- de PARADERO 2010 están a disposición del lector en http://www.lapazencolombia.blogspot.com/

También encontrarán en este blog los artículos que integran la serie ASÍ LA VEO YO iniciada en MARZO de 2005 y dedicada al proceso de paz con las autodefensas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario