marzo 17, 2010

153. Entre Santos, Noemí y Pardo ¿continuidad o alternancia?




ASÍ LA VEO YO - Año 6

Antes cayó la opción Uribe, ahora parece que también se cae la opción Arias

Por Juan Rubbini
juanrubbini@hotmail.com
www.lapazencolombia.blogspot.com


Si con el fallo de la Corte Constitucional se cayó el tercer mandato consecutivo de Uribe, con cada voto del cuentagotas conservador es más previsible la derrota de Arias –el ‘Medvedev’ in pectore del ‘Putin’ criollo- frente a Noemí. Así como le han salido las cosas de un mes a esta parte Uribe está que va de culo pal’ estanque y no hay teflón que lo ataje. Como será de grave el sismo uribista que las FARC jubilosas –y hasta pacíficas- alzan vuelo como blancas palomas alejadas de cualquier terrorismo, más entretenidas en preparar su discurso de ‘bienvenida’ al próximo Presidente que de activar la acostumbrada despedida pirotécnica.

Si del próximo Presidente se trata las elecciones del 14 de marzo han dejado su impronta donde ni furibistas ni antiuribistas pueden cantar victoria ni nada que se le parezca. La U no llegó al 30 % y la izquierda antiuribista sufrió un durísimo revés. Cambio Radical no pudo ni con el PIN. Los independientes (fajardistas incluidos) no lograron sino aventajar a duras penas el margen de error de las encuestas. Los conservadores le ganaron su añejo clásico a los liberales, pero mientras los unos dividen sus preferencias entre noemistas y uribistas, los segundos –con algo menos del 20 % del total de los votos- pueden reclamar el rol de capitanes de la oposición. En fin, si todos perdieron un poco o mucho –según sus expectativas-, la única que pudiera cantar victoria –pero deberá esperar hasta el sábado- es Noemí, y quien no debiera lamentarse demasiado es Pardo. Así las cosas, Santos, Noemí y Pardo accedieron al podio el 14 de marzo, y de entre los tres –apuesto- escogeremos el próximo Presidente.

Los votos de Arias –en realidad son de Uribe- engrosarán el caudal de Santos. Los de la base PIN estarán repartidos entre Noemí y Pardo, aunque sus dirigentes hagan guiños a Santos. Santos podrá estar contento si llega al 35 % en primera vuelta, mientras uribistas desencantados con Santos y uribistas no reeleccionistas mayoritariamente derivarán sus preferencias por Noemí y el Partido Conservador con los que ésta podrá alcanzar el 15 de mayo el 30 %. Liberales, independientes, polistas y varguistas rozarán en conjunto el 35 %, aunque por separado no logrará ninguno de ellos aventajar a Noemí.

Entre la primera y la segunda vuelta los reagrupamientos, las alianzas y los compromisos estarán para alquilar balcones, aunque se sabe que por un lado van las cúpulas y por otro van las bases, en un sentido se orientan las maquinarias y los clientelismos, y en otro se mueven los votos de opinión, que bueno es recordarlo pesan más en la presidencial que en las del Congreso.

Se avizora que las elecciones presidenciales 2010 serán en definitiva no sobre el escenario polarizado entre continuismo y oposición, sino en el más matizado y variopinto propio de dos formas de continuidad no verticalista respecto del liderazgo de Uribe, que privilegian ambas –Santos y Noemí- la no ruptura con el legado Uribe al tiempo que ensayan variaciones sobre el mismo tema de la seguridad con diferentes visiones sobre el contenido mismo de la continuidad y sus rasgos distintivos a partir de agosto. Claro que nos estamos anticipando en demasía porque a estas horas Noemí no ha derrotado efectivamente a Arias –aunque esto se presagia- y además Rafael Pardo puede producir el golpe de opinión que hasta aquí no ha producido pero nada impide –condiciones personales no le faltan- para colocarse finalmente con su Partido Liberal y coalición mediante en la segunda vuelta presidencial desalojando a Noemí, o vaya uno a saber… aliándose también con Noemí, obviamente en contra de Santos –y hasta puede que con cierta perversa satisfacción del mismísimo Uribe más deseoso de jugar de ‘opositor’ que de ‘oficialista’ de un Gobierno ‘dizque uribista’ donde no mande ni se le ‘paren demasiadas bolas’…

No puede ocultarse que están creciendo en número en Colombia los que no solo festejan la salida de pista de Uribe, sino que se preparan a celebrar a voz en cuello la derrota de Arias, y sueñan y rezan y ‘cavilan’ democráticamente para que el 7 de agosto asuma un Presidente que se haga eco de la apetecida alternancia que tras ocho años de Uribe solo cuenta tras el 14 de marzo con dos nombres favorecidos por el voto popular. Si la continuidad la encarna Santos, la discontinuidad aflora con Noemí y se vuelve más nítida y alternativa con Rafael. Claro, que en política al igual que en fútbol, quien no hace los goles los ve hacer. Y si de hacer goles se trata el de Santos vía Angelino fue un golazo de camerino que alienta los ánimos de continuidad.

1 a 0… pero esto recién comienza y todo indica que habrá alargue.


Así la veo yo.

Los 153 artículos que componen la serie publicada –iniciada en de 2005- de ASÍ LA VEO YO están a disposición del lector en www.lapazencolombia.blogspot.com

2 comentarios:

  1. mientras los pobres estan comiendo mierda lo de alla arriba los tienen por monton

    ResponderEliminar