agosto 20, 2015

247. Esta vez sí, esta vez sí

ASÍ LA VEO YO - Año 11
Las Farc deciden: o se abrazan a los acuerdos o se suicidan en el monte

Por Juan Rubbini
@lapazencolombia
................................


«Uno no vive mejor si escapa de los demás, si se esconde, si se niega a compartir, si se resiste a dar, si se encierra en la comodidad. Eso no es más que un lento suicidio.» (Papa Francisco, Exhortación Apostólica, Evangelii Gaudium)



El cese unilateral de las Farc esta vez sí es el fin del fin del conflicto armado colombiano. Las Farc, como organización política, no tienen otra opción política que recorrer mansas y tranquilas el camino que lleva hasta la firma de los acuerdos. Esto aunque los acuerdos finalmente no las dejen totalmente satisfechas. La macabra andanada de terrorismo salvaje que precedió la declaración del cese unilateral vigente ha sido el último estertor de las Farc como actor político militar de un ‘conflicto armado’.

Podrán las Farc romper el proceso y volver al monte pero están notificadas por la sociedad y el mundo que si vuelven a empuñar las armas contra el Estado y la sociedad ya no será en calidad de actores de un conflicto armado sino como organización criminal y terrorista. Solo así considerado se entiende que para el Gobierno ya estemos transitando el posconflicto. Se acabó el margen de las Farc para pretender extender el conflicto armado. Ya no cabe marcha atrás. O caminan hacia adelante y se disponen juiciosas a un regreso honorable y desarmado al seno del campo democrático y constitucional, o se regresan al monte y serán consideradas –a todos los efectos- una banda criminal más.

Esta vez sí el santismo y el uribismo convergen estratégicamente. Todavía no políticamente porque ni Santos ni Uribe han terminado de procesar hacia el interior de sus propias fuerzas el significado del momento inédito e irrepetible en el cual hemos desembocado. Ya no queda espacio histórico para una insurgencia que pretenda ser considerada delincuencia política. Como tampoco existe ya desde la desmovilización de las autodefensas espacio jurídico para considerar la contrainsurgencia un fenómeno político. Dentro del Estado y la Constitución toda la rebeldía y todo el conservadurismo. Se acabaron definitivamente –y esto el Eln debe asumirlo sin más demoras- los márgenes de tolerancia políticos y jurídicos que hicieron posible el florecimiento de la justicia transicional que nació al calor del conflicto armado y que morirá inevitablemente con los últimos guerrilleros reintegrados a la vida civil y las últimas autodefensas puestas en libertad.

La antigua discusión de si las Farc y el Eln son delincuentes políticos o no, si las autodefensas lo fueron o no, ya no tendrá más sentido práctico ni eficacia jurídica, en una Colombia donde el conflicto armado ha sido superado por la marcha de la historia. Y no porque se vayan a acabar los rebeldes, ni los sediciosos, ni los que toman la justicia en sus propias manos, ni los amigos de la ley del talión. Sencillamente, no hay ya –hoy mismo- margen posible para coartadas ni leguleyadas que pretendan legalizar los crímenes y el terrorismo de cualquier naturaleza bajo el manto de la revolución o la contrarrevolución. La conexidad –laxa y perdonavidas- llegó hasta Ralito y todavía hoy hasta Cuba –donde negocian el Gobierno y las Farc- y Ecuador –donde ‘negocia’ el Gobierno con el Eln- pero ya no más. Hasta aquí llegó el conflicto armado, llámese esta estación terminal ‘Congresito’ o como se llame este pasaje del infierno al limbo, y del limbo al paraíso.

Las Autodefensas captaron –hacia dónde iba la historia- en 2003 cuando se allanaron a iniciar su proceso de paz con Uribe. Las Farc me auguro ya lo hayan entendido de tanto escuchar a sus asesores legales, sus amigos europeos y hasta yanquis. El camino que condujo a las autodefensas a Ralito era tan sin retorno como el que condujo a las Farc a Cuba, al Eln al Ecuador. Precisamente por esto, tienen tanta necesidad de hablar entre sí guerrilleros y autodefensas, así como fue necesario que comenzaran a dialogar con sus víctimas, a entenderse con el Gobierno, los políticos y la sociedad.

Paradójicamente y contra todo pronóstico, las autodefensas están hoy más cerca de ejercer la política en la legalidad que las Farc y el Eln. Esto no debe sorprendernos porque si algo es esencial e inherente a la Justicia Transicional es la verdad, la justicia y la reparación, obviamente también el compromiso de no repetición. También es igualmente esencial e inherente a la Justicia Transicional que quienes se sometan a ella recuperen íntegramente todos aquellos derechos civiles y políticos –derechos humanos al fin- que los combatientes perdieron en ocasión de su participación en el conflicto armado.

Y combatientes son aún hoy las Farc y el Eln como ayer lo fueron las Auc. Combatientes  y excombatientes que combatieron, mataron y murieron, por razones políticas. Razones políticas de izquierda y de derecha que chocaron como chocaron y victimizaron como victimizaron en un conflicto armado interno cuya conexidad se extendió por todo el país y todo el código penal.

Acierta Freddy Rendón Herrera, ‘el Alemán’, cuando a poco de salir en libertad declara que no le desea a las Farc la cárcel y que las ex autodefensas apoyan decididamente el proceso de La Habana.

Acertarán igualmente las Farc cuando acepten el brazo tendido por sus antiguos y encarnizados enemigos y manifiesten su intención de encontrarse con los ex autodefensas, si no por estos días en Cuba, muy pero muy pronto, libres y en paz, en la discusión civilizada y pacífica de las toldas políticas y democráticas de la Colombia nueva y reconciliada. Entonces sí y para siempre, estarán dispuestos a echarse lengua y no balas, a controvertir y acordar, por los votos, por el liderazgo y el bienestar de la gente.

Esta vez sí los tambores de guerra han comenzado a cesar definitivamente.

Felices los que trabajan por la paz, nos recuerda a diario el Papa Francisco.

Alguien tan cercano a Dios, como Su Santidad, sabe por qué lo dice, cuándo lo dice y a quiénes se lo dice.



Así la veo yo.


Los 247 artículos que componen la serie iniciada en marzo de 2005- de ASÍ LA VEO YO están
a disposición del lector en www.lapazencolombia.blogspot.com


……………

No hay comentarios.:

Publicar un comentario