noviembre 26, 2014

235. La fábula del “gancho ciego” que nos abrió los ojos a todos

ASÍ LA VEO YO - Año 10

No insistamos por el camino de querer tapar el sol con un dedo

Por Juan Rubbini
@JuanRubbini
........................

El encuentro de Diógenes con Alejandro Magno

“Al oír hablar sobre Diógenes, Alejandro Magno quiso conocerlo. Así que un día en que el filósofo estaba acostado tomando el sol, Alejandro se paró ante él.

“Diógenes se percató también de la presencia de aquel joven espléndido. Levantó la mano como comprobando que, efectivamente, el sol ya no se proyectaba sobre su cuerpo. Apartó la mano que se encontraba entre su rostro y el del extraño y se quedó mirándolo.

“El joven se dio cuenta de que era su turno de hablar y pronunció:

- "Mi nombre es Alejandro El Grande”. Pronunció esto último poniendo cierto énfasis enaltecedor que parecía más bien aprendido.

- "Yo soy Diógenes el perro”

“Hay quienes dicen que retó a Alejandro Magno con esta frase, pero es cierto también que en Corinto era conocido como Diógenes el perro. Alejandro Magno era conocido en la polis así como en toda la Magna Grecia.

“A Diógenes no parecía importarle quien era, o quizá no lo sabía.

“El emperador recuperó el turno:

- "He oído de ti Diógenes, de quienes te llaman perro y de quienes te llaman sabio. Me place que sepas que me encuentro entre los últimos y, aunque no comprenda del todo tu actitud hacia la vida, tu rechazo del hombre virtuoso, del hombre político, tengo que confesar que tu discurso me fascina".

“Diógenes parecía no poner atención en lo que su interlocutor le comunicaba. Más bien comenzaba a mostrarse inquieto. Sus manos buscaban el sol que se colaba por el contorno de la figura de Alejandro Magno y cuando su mano entraba en contacto con el cálido fluir, se quedaba mirándola encantado.

“- “Quería demostrarte mi admiración", dijo el emperador. Y continuó: "Pídeme lo que tú quieras. Puedo darte cualquier cosa que desees, incluso aquellas que los hombre más ricos de Atenas no se atreverían ni a soñar".

“- “Por supuesto. No seré yo quien te impida demostrar tu afecto hacia mí. Querría pedirte que te apartes del sol. Que sus rayos me toquen es, ahora mismo, mi más grande deseo. No tengo ninguna otra necesidad y también es cierto que solo tú puedes darme esa satisfacción”

“Mas tarde Alejandro comentó a sus generales: "Si no fuera Alejandro, me hubiera gustado ser Diógenes."



En los últimos diez días no se habla de otra cosa que de la captura del general Alzate y sus acompañantes por las Farc, de las consecuencias ‘sísmicas’ de ese novelesco hecho de guerra y la deseada y ojalá pronta puesta en libertad de los rehenes.

Al respecto, la pregunta que uno podría hacerse es quién dio la orden al general para que se desplace en lancha hasta Las Mercedes (a veinte minutos por río de Quibdó) desarmado, sin escoltas, acompañado solamente de un soldado y de una abogada del Ejército. No sé si alguna vez se conozca la verdadera razón de tan intempestivo traslado pero lo de saber si el general acudió al sitio como “gancho ciego” o con pleno conocimiento de causa daría muchas luces sobre la ‘sismicidad’ del proceso de La Habana y sus ‘réplicas’ en Colombia.

Quedémonos por ahora con la sugestiva fábula sobre el “gancho ciego” que nos abrió los ojos.

¿Nos abrió los ojos? De alguna manera sí porque tras la edulcorante campaña presidencial por la paz, la captura del general nos recordó a todos que no solamente la confrontación armada prosigue sino que los hilos de la guerra y de la paz requieren la existencia de un ‘doble comando’ tanto en las filas guerrilleras como en las gubernamentales. Y aquí tropezamos con una incongruencia sorpresiva que nos tiene en medio de una suspensión de los diálogos formalizada por el Gobierno en contra de su propia filosofía tantas veces repetida de negociar en medio de los actos de guerra, vale decir sin cese al fuego ni de hostilidades.

¿Por qué el Presidente suspendió el viaje de sus negociadores a La Habana tras la captura del general? No podía no prever que las Farc recibirían el impacto de una violación de las reglas de juego y obrarían a partir de este hecho (no por la captura sino por la suspensión) como parte perjudicada y afrentada en su confianza en la contraparte. No faltan los escépticos que digan que el Presidente suspendió los diálogos para ganar en las encuestas y mostrarse firme, con la intención de volver a la Mesa después de la liberación del general con unos cuantos puntos más de credibilidad, no por parte de las Farc, sino por parte de la población. Si esto fuese así uno podría preguntarse hasta qué punto el proceso de paz está entrando en su madurez, o por el contrario hasta qué punto lo que comienza a estar claro para el gobierno es que el proceso de paz así como va no llegará a ningún buen puerto.

En todo caso, a punta de hipótesis, conjeturas y declaraciones públicas, la captura del general produjo el revulsivo que terminó acercando las posiciones del Presidente con las de “la derecha”. Hoy estamos más lejos que antes del “cese bilateral” que pregonan las Farc, y más cerca de ponerle condiciones al proceso tal como solicitan desde “la derecha”, todos a una, el Procurador, Uribe y el Partido Conservador.

El “cese unilateral del fuego” por parte de las Farc suena como lo más lógico ateniéndonos a que lo que se pretende es “cambiar las armas por la política” pero también aparece como lo más improbable en la actual fase de madurez (o de inmadurez más bien, del proceso). No obstante, las Farc debieran entrar en razones sobre que decretar unilateralmente ellas un cese al fuego pondría al Gobierno en el ‘compromiso moral ineludible’ de desescalar ipso facto sus acciones militares como gesto de paz inequívoco ese sí por parte del Gobierno. Las Farc todavía no dan el brazo a torcer y no han querido aceptar que lo que se trata es de desarmar las guerrillas y desmovilizarlas no de desarmar el Estado y revolucionarlo.

A partir del ‘caso Alzate’ y su resolución, un punto a considerar es hasta dónde las Farc aprovecharán la coyuntura para generar problemas internos en las Fuerzas Militares aguzando las contradicciones entre quienes quieren acabar con los diálogos, quienes quieren condicionarlos a una serie de puntos, y quienes acatan sin remilgos las decisiones de Santos sobre la marcha de las negociaciones. En las Farc no es de descartar el propósito de propiciar las condiciones que produzcan dentro de las Fuerzas Militares una corriente a favor de su ideología de la cual emerja más adelante un ‘Chávez colombiano’. Lo de ellos es la revolución socialista y saben que jamás lograrán eso por una negociación con un Santos, un Vargas Lleras ni algún uribista o conservador. Este general ‘caído del cielo a sus manos’ es una presa codiciada que jamás contaron tener a su merced. ¿Cómo irán a manejar este hecho tan fuera de cualquier cálculo a partir de su liberación?

Si realmente las Farc asumieron este proceso de paz para dejar las armas y no solo para recuperar protagonismo político y oxígeno internacional está por verse. A estas alturas de las negociaciones (hoy todavía suspendidas y a la espera de la liberación del general Alzate) lo que cabe preguntarse es en qué medida unos comandantes buscan dar el paso hacia la política para ganar espacio entre los sectores de izquierda más afines y desde la legalidad fortalecer así el eje Cuba-Venezuela-Nicaragua-Ecuador-Farc, y qué otros comandantes están dispuestos a encabezar una ‘disidencia’ que seguiría en armas operando en zonas que consideran estratégicas. Visto así lo que estarían buscando las Farc con el proceso de paz es reconfigurar su accionar político militar para competir con otros sectores de izquierda y ganar la hegemonía para su ‘caballito de batalla’ de orientación castrochavista. La cosa no es tan sencilla ni caricaturesca como la ven algunos uribistas pero tampoco cabe despreciar las advertencias uribistas sobre el castrochavismo. No se puede omitir que se trata de la expresión en esta región del mundo de la confrontación global planteada por Estados Unidos y Europa de un lado, y China, Rusia e Irán por el otro.

Por eso comencé diciendo que esta puede ser la fábula del “gancho ciego” que acabó abriendo los ojos de todos.

Y no nos digamos mentiras, cuantos más y mejor estemos dispuestos a ver la realidad en mejores condiciones estaremos de arribar a la mejor solución y a la ansiada paz.

Así la veo yo.


Los 235 artículos que componen la serie iniciada en marzo de 2005- de ASÍ LA VEO YO están
a disposición del lector en www.lapazencolombia.blogspot.com



…………………….

noviembre 05, 2014

234. La Justicia es ante todo la equidad en la aplicación del derecho


ASÍ LA VEO YO - Año 10

La Justicia no es nunca, ni lo debe ser, la guerra por otros medios

Por Juan Rubbini
@lapazencolombia
...............................


“La justicia es ante todo la equidad en la aplicación del derecho” (En la Biblia de Jerusalén, Nota exegética)



En la hora de la libertad de sus postulados, la aplicación de la Ley de Justicia y Paz no puede sino estar a la altura de su condición de piedra fundacional de la justicia transicional en Colombia.

Desgraciada sería la coyuntura donde la guerra contra los ex combatientes se reanude como parodia de justicia, y maldita la ocasión en la que quienes han sido perjudicados por los testimonios de los postulados den rienda suelta a sus instintos vindicativos.

Mal se puede ir dando pasos hacia el postconflicto si quienes han de tomar medidas en derecho son permeados por intereses bastardos que pretenden sabotear la construcción de paz.

Nadie sale bien librado de una guerra, ni víctimas ni victimarios. Si ante los unos cabe respetar y reparar su inmenso dolor, ante los otros cabe corresponder con decoro a su declarado arrepentimiento, con apego a la ley por sobre todo lo que intenta desvirtuarla. Ante la majestad de la justicia cualquier fisura ocasionada por perversas intenciones ha de ser neutralizada con la legitimidad del Estado aplicando justicia.

Con las autodefensas comienza lo que proseguirá después con los guerrilleros, y más temprano que tarde con militares y policías intervinientes en el conflicto armado. Todo en la vida tiene un comienzo, y como dicen en la tierra “por el desayuno vamos sabiendo cómo será el almuerzo”.

Una de las tantas paradojas de este largo conflicto es que, en bastante medida en la mente de muchos colombianos, las autodefensas ‘son’ lo que se dice de ellas mientras que las guerrillas ‘son’ en cambio lo que ellas dicen de sí mismas. Y esto es bueno traerlo aquí a colación porque quienes pretenden instrumentalizar la justicia para desviar su justa aplicación toman ventaja de interesadas retóricas sofistas, que como sucede en todas las guerras, es producto de malos entendidos históricos y también de la propaganda que los actores del conflicto usan y abusan para justificar su lucha.

Sin embargo, aquí no se trata ni de los que unos dicen, ni de lo que otros callan, sino de hacer cumplir la ley, sin guiños a derecha e izquierda, sin obsecuencias palaciegas, sin manipulación ni abusos de poder.

La seguridad jurídica no es solo un bien preciado que debe ser garantizado a los actores de la economía, tampoco el patrimonio de una sola clase social ni menos todavía un bien que se subasta al mejor postor. Si los inocentes pero también los reos, si los justos pero también los delincuentes, saben que suceda lo que suceda siempre habrá justicia, ya lo prioritario no será que se castigue o no con la pena de cárcel, que se valide o no la pena alternativa, que prime la justicia ordinaria o la justicia transicional, sino que por encima de todas las categorías jurídicas exista la conciencia personal y pública que la Justicia es Justa, que la Justicia está por encima de toda injusticia y que la Justicia con mayúsculas sabe defenderse cuando toca justamente de las ‘justicias con minúsculas’, que de ‘justicias’ solo tienen un simulacro, y si me apuran apenas un ‘alias’.

No saldremos del conflicto armado hacia el postconflicto soñado sino transitando el camino de la Justicia con mayúsculas, practicando sus disposiciones y honrando su cumplimiento.

Así como las guerras tienen sus reglas y sus jueces, la paz tiene su sostén en la Justicia. Y la justicia transicional, la que despliega el puente entre ambas orillas de la guerra y de la paz, tiene un punto de comienzo pero también necesariamente define un punto final. Cualquier intento de hacer del puente un sitio definitivo, un limbo de eternidades vagas suspendido en la indefinición, ni es propio de un Estado justo ni se corresponde con la Justicia.

No lo olvidemos: lo que está en juego con Justicia y Paz, no es el azaroso tránsito por un kafkiano laberinto burocrático ni un amañado pasaje por las ‘horcas caudinas’, sino el bautismo renovador y comprometido de quienes habiendo sido guerreros deciden abandonar la violencia y aspirar a la condición de ciudadanos pacíficos respetuosos de la Ley.

De esto se trata, de inaugurar una era Pacífica y de Justicia, no de sembrar vientos para que otros  cosechen tempestades.

Así la veo yo.


Los 234 artículos que componen la serie iniciada en marzo de 2005- de ASÍ LA VEO YO están

a disposición del lector en www.lapazencolombia.blogspot.com